¿Qué le falta a tu planificación digital?

 

Centra los esfuerzos de tu empresa en una estrategia que englobe:

  • las publicaciones de tu blog
  • las publicaciones de tus redes sociales
  • tus comunicaciones por email
  • la optimización de tu posicionamiento orgánico

 El planteamiento es sencillo: haz crecer tu negocio.

Para la ejecución, necesitarás rodearte de un equipo que sea capaz de disparar las acciones adecuadas en el momento indicado. Pero estás de suerte, porque los servicios de consultoría de Inbound Marketing están a tu alcance.

Ve familiarizándote con las etapas:

1

Atracción

2

Conversión

3

Cierre

4

Fidelización

Estas etapas describen la relación entre tu marca, producto o servicio y tu audiencia. Las repasamos una a una:

1. Atracción: Para comenzar esta etapa necesitas haber definido tu buyer persona. Lo siguiente es captar su atención a través del contenido que creas. Para ello tienes que estudiarles, conocerles, entenderles… pero esa labor ya la has empezado al trabajar la definición de tus buyer personas. Ahí entra en juego la definición de tu estrategia en base a los objetivos que te propongas alcanzar.

2. Conversión: Tu máquina de crear contenidos ya ha arrancado, pero eso no es lo único que necesitas. Es importante desde la perspectiva del Inbound Marketing que ofrezcas contenido enriquecido: ebooks, guías, listas… materiales específicos, enfocados a un tema que interesa al usuario y que le ofreces a cambio de que rellene un formulario y pase a formar parte de tu base de datos.

Tres herramientas entran en juego aquí:

  • Llamadas a la acción (CTAs, Calls To Action)
  • Páginas de destino (landing pages)
  • Formularios

3. Cierre: Llegados a esta etapa debes conocer a tus leads cualificados: qué visitan cuando navegan por tu web, qué material se descargan, cómo interactúan con nuestra marca, cuándo… qué necesidad tienen y cómo podemos satisfacerla para llegar al cierre de la venta. Ofrecer la mejor experiencia posible y transformar tus leads en clientes es tu máximo objetivo en esta etapa. Este es un momento crucial para poner a punto todo tu engranaje de automatización, establecer correctos flujos de trabajo y hacer una integración eficaz con tu CRM. Podemos darte más detalles acerca de las técnicas que entran en juego aquí: lead scoring, lead nurturing… ¿Hablamos?

4. Fidelización: El objetivo final es el de transformar a tus clientes en prescriptores. El escenario ideal de cualquier marca es que sus clientes se conviertan en embajadores. Para conseguir eso, la experiencia que les ofrecemos debe ser mejor día tras día, y el contenido debe ser relevante. Un cliente que recomienda tu marca, producto o servicio supone un gran valor para tu empresa.

Entre las etapas 3 y 4 tiene lugar un momento crucial para poner a punto todo tu engranaje de automatización, establecer correctos flujos de trabajo y hacer una integración eficaz con tu CRM. Podemos darte más detalles acerca de las técnicas que entran en juego aquí: lead scoring, lead nurturing

Fotografía de artículo: @rawpixel