1. Contenido. Debe ser de calidad y realizar un aporte al usuario. Cuida los detalles, y eso incluye títulos, descripciones y longitud. Intenta predecir la intención de búsqueda de tu audiencia, ponte en su lugar. Un soporte de foto y vídeo sigue siendo recompensado.

2. Sitemaps. Cuida y revisa estos ficheros para que Google entienda tu web e indexe su contenido. De poco sirve optimizar tu SEO si esto falla.

3. AMP (Accelerated Mobile Page). Si quieres posicionarte en mobile debes tener esta versión en tu web. Una de sus exigencias es la velocidad de carga. Google lo sabe y lo premia.

4. HTTPS. Desde julio de este año, tu web debe ser HTTPS. Otro factor de posicionamiento que tienes que considerar: Google cada vez apuesta más por la seguridad.

5. WPO (Web Performance Optimization). Cuida tu tiempo de carga, el WPO es un factor determinante.

6. Link-building. Tus enlaces siguen siendo importantes. Tu autoridad se ve muy afectada por los enlaces que apuntan a tu sitio web y los que salen de él.

7. Mobile First Index, un sistema de indexación y rastreo que coloca a la versión para móvil de las páginas por delante de la versión de escritorio. Tener una versión responsive hace mucho que ya no es opcional.

8. UX (User Experience). La experiencia de usuario continúa creciendo en importancia. Diseños limpios y sencillos que hacen de la navegación una experiencia fluida e intuitiva. La calidad de esta experiencia es determinante en factores como la tasa de rebote y el tiempo de permanencia del usuario, métricas altamente valoradas por Google.

9. Redes sociales. Son tu canal de comunicación directa con tu audiencia y una revelación de lo que tu público piensa, ¿ya practicas la escucha activa?

10. Estrategia y análisis. Todo lo anterior no funcionará de forma independiente si no hay una estrategia coherente con unos objetivos definidos. Una labor de análisis constante es indispensable para extraer conclusiones de nuestras acciones y modificar en base a ello.

Join the discussion One Comment

Leave a Reply