Hasta ahora, la recreación de tus potenciales clientes se limitaba a la imagen de un conjunto de usuarios de los que conocías datos demográficos: edad, ubicación, género… Lanzabas tus esfuerzos de marketing hacia el perfil de usuario que creías que iba a hacer uso de tu servicio o producto, pero podías estar obviando a otros usuarios que, sin responder a ese perfil previsto, tenían necesidad de él. Conociendo mejor a la audiencia de tu marca, servicio o producto, podrás establecer con tus prospectos una comunicación lo más personal posible y optimizar tus recursos: ¿cómo?

Mediante la creación de buyer personas conseguimos añadir ese plus de realidad al concepto de target. Identificar distintos perfiles y dotarles de inteligencia emocional te hará tener una imagen más completa de quién es el destinatario de tus servicios y orientar a ellos tus acciones de marketing. Lo que esto te permite es focalizarte en necesidades, para lo que deberás responder las siguientes preguntas básicas:

  • ¿Qué utilidad aporta mi marca/producto/servicio?
  • ¿A quién ayuda?
  • ¿Quiénes son estas personas?

Tras responder a ellas, verás que la representación del target se amplía a otras personas en diferentes circunstancias. Este enriquecimiento es el resultado de trabajar el mercado en base al buyer persona, teniendo en cuenta sus necesidades, y sabiendo que la pieza clave son los puntos de dolor (pain points) que sufre.

No deja de ser una segmentación del mercado, pero centrada en una necesidad y en cómo tu marca/producto/servicio la resuelve eficazmente.

Inspírate con estas plantillas de generación de buyer personas:
Empieza a diseñar tu audiencia
Fotografía del artículo: @rawpixel

Join the discussion One Comment

Leave a Reply